Blog

La frustración constante de los vtubers independientes

NOTA: Este archivo fue rescatado de una versión antigua del blog. Debido a esto, las imágenes originales se han perdido y no pueden mostrarse.

Últimamente estamos viviendo un boom en latinoamérica y todo el mundo con los virtual youtubers. Aunque en realidad diría “virtual streamers”, ya que los vtubers en el sentido más clásico de la palabra no poseen la misma relevancia de antes. Los cuatro reyes celestiales han sido superados en cantidad de visitas y rentabilidad por vstreamers, particulamente de Hololive. Todo el mundo ahora quiere ser vtuber y hay montones de recursos para ello…sin embargo, cuando no estás respaldado por una compañía las cosas tienden a ser muy difíciles.

En general, creo que el fandom latinoamericano de vtubers es uno de los menos tolerantes cuando se trata de vtubers de sus propias tierras. “Sólo veo Hololive”, “no hay ningún vtuber latino que valga la pena”, “los vtubers latinos sólo empiezan drama”…he leído varias cosas del mismo estilo y no puedo evitar sentir varias cosas al respecto. Creo que tanto el endiosamiento de vtubers japoneses como el alto estándar al que someten a los vtubers independientes han ayudado mucho a generar una constante frustración en mí y mis colegas.

No me malinterpreten, realmente pienso que Hololive, Nijisanji, Upd8 tienen excelentes talentos, pero ¿cómo puede un vtuber independiente competir de igual a igual con eso, especialmente viniendo de latinoamérica? En la comunidad de habla inglesa ha habido gente independiente que destaca pero uno puede juzgar por sus modelos y producción que su presupuesto cuando se trata de estas cosas es mucho más elevado al de latinoamericanos. Primer mundo vs tercer mundo, lamentablemente.

“Las vtubers japonesas no hacen drama como las latinas” eso es más o menos cierto, pero también es una gigantezca generalización. La mayoría de las vtubers japonesas que se ven acá tienen contratos, ya sea como idol (Hololive) o como una especie de trabajo part-time. Es casi seguro que sus contratos no les permiten mostrar o hacer públicas algunas cosas. Siento que a veces la gente que endiosa a vtubers corporativas japonesas por no iniciar drama no toma en cuenta de que ser capaz de hablar de temas sexuales, o decir algunas cosas personales no significa que tengan realmente libertad de expresión, y ni siquiera su personaje realmente les pertenece. Y eso es algo que los diferencia de vtubers independientes; no tienen managers ni asistentes ni presupuesto elevado, pero sí tienen completa libertad sobre su personaje, cuentas, etc.

Eso último, sin embargo, es tan positivo como negativo. Hemos visto un patrón en la comunidad latinoamericana que más o menos va así:

En este caso, generalmente el rápido ascenso a la fama en el internet de ciertos vtubers latinos se vuelve difícil de controlar para ellos, por lo que pueden no darse cuenta de la verdadera influencia que tienen. Y ahí es cuando comienzan los problemas; sin embargo ¿realmente es tan grave la situación? En el mayor de los casos, no; la gravedad de sus acciones es amplificada por youtubers en su mayoría ajenos a la comunidad para tener cosas sobre las cuales subir videos.

La audiencia se traga todas esas exageraciones y se forma una pésima imagen de los vtubers latinoamericanos. En realidad, creo que esto tiene que ver con dos cosas también y una que ya había mencionado anteriormente en este post:

  • Nula búsqueda de opciones. Hay más de 200 vtubers latinos, de seguro debe haber alguien que les llame la atención, ¿o no?
  • Falta de comprensión / estándares muy altos con respecto a vtubers latinos. Tanto vtubers de habla inglesa como corporativos han demostrado tener bastante presupuesto, así que más o menos el estándar es “verse como profesional, actuar como profesional”…pero seguimos siendo independientes, con un cuarto o un tercio de los ingresos que generalmente tiene la gente del primer mundo y los vtubers corporativos. Las cosas tienden a ser más caras también, por alguna estúpida razón. Es imposible mantener esa calidad constantemente (yo me esfuerzo mucho en parecer lo más profesional posible, pero me toma muchísimo tiempo terminar un video por esa misma razón…)

¿Cambiará esto algún día? Generalmente no me gusta la idea de que el hobby acá se vuelva una competencia de quién invierte más, como se está volviendo en las comunidades de habla inglesa. El estándar allá está altísimo últimamente porque Hololive EN y otros vtubers grandes llegaron a ser la norma. Me encantan los talentos de Hololive, pero siento que cuando una empresa de vtubers llega a una comunidad que estaba generalmente formada por indies es como instalar un Walmart en medio de una calle con pequeños negocios…es una competencia muy difícil de superar o igualar.

Aún así, espero ver lo que le depara a los vtubers independientes latinoamericanos y seguir esforzándonos para cambiar esa perspectiva errada que la audiencia tiene, pero más que nada ser los vtubers que queremos ser, rentables o no y crear el contenido que queramos sin límites creativos; al final, ¡esa es la magia de ser indies!

ACTUALIZACIÓN: No esperé que este artículo generara tanta reacción en twitter, estoy feliz por la validación y debate que se ha formado, pero a la vez dejo claro que esto es sólo mi opinión como vtuber independiente, por lo que mi juicio puede ser muy imparcial. Probablemente haga una parte 2 para profundizar en puntos que algunos lectores sugirieron; aún así, no soy realmente una opinóloga y aunque mi perspectiva tiene valor por estar directamente relacionada con el tema mi intención no es volverme una referente en este aspecto tampoco. Si no me conocen, les pido que le echen un vistazo a mi contenido como vtuber (que es la razón por la que esta página existe en realidad).